domingo, 19 de octubre de 2014

Paranormal Activity: de Bélmez a la Prospe



No exagero si digo que hace tiempo mi propia terapeuta me sugirió que asumiera que mi vida no era demasiado normal, a juzgar por los acontecimientos que le relataba en cada consulta, muchas de ellos propios de un guión de Almodóvar. Pero ya no soy la que era; y no sólo eso, sino que si me paro a pensar, me doy cuenta de que mi vida es prácticamente la misma desde hace unos 4 ó 5 años: sigo soltera, viviendo en la misma casa, con mi perro, en el mismo trabajo, y con las mismas metas importantes y similares quebraderos de cabeza. El cambio más extremo durante este año ha sido el del colchón. Toda una locura.


Sin embargo observo que mi entorno está experimentando unos cambios radicales o acontecimientos vitales que me convierten ahora en la aburrida del grupo, yo, que era la que entretenía siempre a los amigos con mis historietas. Pues ahora tengo una amiga que se ha convertido al Islam con todo lo que ello implica, otra que en vez de entregarse a la voluntad de Alá lo ha hecho al bollerismo y no quiere más que seguir probando las delicias del pescado, una que ha parido mellizas formando una pequeña familia numerosa, otra que espera para marzo el nacimiento de su primera hija, un amigo que lo deja todo y se muda al extranjero por amor, otra que por desamor se viene a Madrid a empezar una nueva vida, y otro que después de irse fuera, decide regresar porque se ha dado cuenta de que aquí está mejor que en cualquier lado.

Me dio bajón pensar que ya no soy yo la que trae a las reuniones las historias más excitantes. Pero como no podía ser de otra manera, han sido las humedades que padezco en casa, las que han venido a revolucionarme la vida, rompiendo mi monotonía y volviéndome a convertir en la más molona del grupo. Y no me refiero al hecho de que una simple gotera implique una obra que parece la de El Escorial en tiempo y forma, con un trasiego de carpinteros, albañiles, fontaneros, peritos o pintores que además me tiene castigada sin siesta desde hace días, sino porque a raíz de todo eso, he descubierto que tengo un fenómeno paranormal en casa. Tal cual.

Tengo que decir que hace tiempo ya hubo un fenómeno paranormal ligado a mi vida: me echaron de un trabajo supuestamente por hacer espiritismo y levitar. “Portando una vela y un tablero de ouija se encerró en el almacén (…) y tras permanecer más de una hora con la puerta atrancada haciendo caso omiso a las llamadas de sus compañeros que le pedían que se reincorporase a su puesto, salió con aspecto de levitación y sonambulismo (…)”. Esas eran algunas de las palabras escritas en la carta de despido. Sobra decir que no era más que una historia rocambolesca que se inventó uno de mis jefes para hacer desaparecer mi departamento, que fue convenientemente denunciada posteriormente y por la que me indemnizaron; pero mi madre no fue la única que sabiendo todo lo que me iba la brujería y esa parafernalia, se planteó si pudiera ser verdad lo que decía esa carta.

- Pero madre, ¿tú me ves a mí haciendo levitar 75 kilos de peso? – contesté a su insinuación.

Sí, por entonces además de ser una friki y estar gorda, era una veinteañera inocente que creyó que tal argucia aparecería reflejada en mi vida laboral, constando que de tal a tal fecha había estado en la empresa X de la que acabé siendo despedida por bruja, y a ver quién querría contratarme entonces, ¡sin ser yo nada de eso!

El caso es que el fenómeno que vivo ahora es real y varios ojos ya han sido testigos: sobre el yeso que dejaron los albañiles en la pared, tras cubrir el agujero que hicieron para averiguar cuál era el origen de la gotera, están apareciendo caras, algo muy parecido a las “Caras de Bélmez”, ese fenómeno paranormal considerado como el más importante del siglo XX y que revolucionó España a principios de los 70. Este es el escalofriante documento:



Tras fotografiar la cara, la envié al grupo de Whatsapp que tengo con mi madre y mi hermana. Su respuesta, que podéis ver en la imagen de la derecha, no tiene precio.

Mientras, entre mis amigas se originó un debate entre si se trataba de el abuelo de Heidi, Dios, Jesucristo, Papá Noel o el Rey Melchor, pero al menos todas coincidían en que es una cara agradable y que no da demasiado miedo. Aún así, una amiga que planeaba venir a visitarme y que es un poco cagueta, decía que se iba a traer agua bendita por si acaso, ya que por fuerza tendría que verle la cara del señor barbudo que preside mi salón (porque hasta que no se seque la pared, no puede venir el pintor a cubrirla), y aún no sabíamos cuáles eran sus intenciones.

- Igual es el espíritu de la Navidad – decía otra. Pues bien, de aquí a que se seque la pared, por mí como si se aparecen más caras y forman el Portal de Belén, que así ya tengo decoración navideña, pero espíritus no quiero en casa. Esta misma amiga, por cierto, me preguntó hace tiempo muy seria si mi perro veía fantasmas, porque de vez en cuando le observaba cómo se quedaba con la mirada fija en un punto durante mucho tiempo. Y mira a ver si va a tener razón y el perro detecta la presencia de otros entes. Ya decía yo que no me parecía muy normal que del hueco que abrieron, llegara el albañil a sacar azulejos vintage, bolsas de plástico y hasta una escobilla de baño. Me impactó que pudiera haber tantos tesoros entre las paredes de mi piso y las del vecino; y por supuesto se me pasó por la cabeza que igual si seguían hurgando aparecía un cadáver emparedado. Eso lo explicaría todo.

A ver si la teleplastia ésta es la manifestación del espíritu del que en vida fuera dueño de los huesos que quizá están atrapados en el hueco de la pared del salón. El sueño de mi vida siempre ha sido tener a un barbudo estupendo en mi casa noche y día, sí, pero oigan, que esta no era exactamente la idea.

Entonces varias amigas están convencidas de que tengo que llamar a Iker Jiménez de “Cuarto Milenio” para que investigue todo esto, y les he pedido que por favor me avisen no sea que me pillen las cámaras sin estar arreglada, aunque pensándolo mejor, supongo que para este tipo de testimonios, es una mujer con aspecto desaliñado y con la bata de guatiné lo que le da credibilidad y calidad a la historia. Que si el Ayuntamiento de Bélmez consiguió que la UE y la Diputación de Jaén le financiase un centro de investigación, a ver si me da a mí por lo menos para redecorar el salón.


24 comentarios:

  1. Cumbres borrascosas20 de octubre de 2014, 0:28

    Molaría que enviaran a la sensitiva de Cuarto milenio, en plan Poltergeist.

    ResponderEliminar
  2. El espíritu de la navidad, Papá Noel, también pensé en algún personaje de "El Señor de los Anillos". En fin, como te han dicho y has dicho, nadie demasiado peligroso parece el hombre. El tema del tipo emparedado ya es otra cosa. A mí no me gustan eso, yo se lo dejaría al amigo E.A. Poe que era un experto en lo macabro. No conozco a Iker Jimémez, al único Iker que conozco es a Iker Casillas pero no creo que quiera ir por el asunto de la humedad y menos de las apariciones, aunque no sé, la gente es tan rara.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iker Jiménez es el presentador de un programa en España llamado "Cuarto Milenio" sobre fenómenos paranormales.
      Realmente es raro todo esto, y de hecho están saliendo más caras, pero a mí me divierte. Mientras no empiecen las cosas a moverse solas, no tengo ningún problema. Tengo que decir que esta entrada se me borró tres veces antes de publicarla, ¿habrá sido cosa del barbudo?

      Eliminar
  3. A mí me recuerda a Papá Noel también. Pues oye, tú haz negocio y cobra entrada para verlo. Ahora que se acerca la Navidad seguro que la cosa tiene tirón.. Por cierto, lo de la carta de tu antiguo jefe me ha inquietado mucho más que las manchas de la pared. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, de eso se trata, de recaudar fondos. No sé si empezar a explotarlo ahora que llega Halloween.
      Lo de la carta fue muy fuerte, voy a buscarla para que la leáis, porque palabrita del niño Jesús que no me lo he inventado.
      Muases!

      Eliminar
  4. mmm yo también voto por Papá Noël. A tu perro le da por mirar a un punto fijo, pero a mi gato le da por perseguir ese punto fijo, se vuelve loco, lo mismo es el espíritu de su hermana o de otra gata que tuvimos que recuerdo haber soñado mucho con ella...lo mismo sigue en casa y nosotros sin enterarnos! Son las mascotas más limpias que hemos tenido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es que yo soy más de los Reyes Magos, pero bueno.
      Los gatos es que todavía van más allá que los perros. Seguro que hay algo raro ahí, llama tú también a Cuarto Milenio.

      Eliminar
  5. Es Papá Noel!! Y si acude Iker Jiménez, ni se te ocurra arreglarte... y avisa, que ese día no me lo pierdo :)

    Por cierto, lo del despido me ha dejado sin palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues va ganando Papá Noel por lo que veo. He enviado un tuit al programa pero de momento no me han contactado. Voy a tener que probar con las psicofonías, a ver si así despierta este fenómeno más interés.
      La carta, como le dije a Alter, la voy a buscar para que os riáis un rato.

      Eliminar
  6. Joder tia, a ver si limpias un poco ;^P
    jiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nena nena, que ya tu sabes que soy soy una maruja relimpia, que ésto ha salido espontáneamente. Le echaré de menos cuando lo cubran... me da paz y deseos de un mundo mejor, jajaja. Bueno, eso siempre! Mua!

      Eliminar
  7. La historia se parece a los chistes esos en los que le piden un deseo al genio y te lo concedes, pero un poco trastocado, y siempre para mal.
    “Le dijo el genio de la lámpara: -tienes un deseo; le pidió tener a un barbudo estupendo en su casa noche y día y el genio hizo que apareciera un fresco con la jeta de Santa Claus. Juou-juou-juou.
    Divertidamente estrambótico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ishtar, cuánto tiempo, qué alegría!! Es totalmente lo que dices, que hay que tener cuidado con lo que se desea y concretar mucho mucho, que luego pasan cosas como estas. Aquí tengo a un barbudo contemplándome día y noche, pero no era esto lo que tenía en mente. Un besote!

      Eliminar
  8. A mí el señor de la pared me parece de lo mas normal, estaría aburrido el hombre y querrá compartir unos días con alguien.
    Quién mejor que tú? hazle unas croquetas de esas tuyas y verás como habla, te cuenta su vida enterita por otra ración!

    Lo que ya me ha dejado más intrigada es lo del "aspecto de levitación" ....no tocabas el suelo al caminar? o era algo más sutil?
    A ver si te he visto con ese aspecto en uno de esos breves encuentros a las ocho de la mañana y no me he dado cuenta!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He encontrado la carta de despido. Prometo hacer un pantallazo de la misma para que veáis que es cierto. Por las mañanas cuando me ves estoy en éxtasis más bien, pero porque por fin ha terminado mi turno.

      Eliminar
  9. Para un par de muebles de Ikea seguro que dá.

    Gracias por la sonrisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues ya me han cubierto la gotera y no hay negocio ni mueble nuevo. Eso sí, la pared está blanca y reluciente.

      Eliminar
  10. Jaajajaj! Santa Klaus is cooooooming to tooooown! Es Papá Noël, no hay duda...
    Yo estaría acojonaíta si me saliera algo así en una pared. Aunque bueno, éste tiene pinta amigable. Vas a ir a Cuarto Milenio?? XDD
    Ahora en serio: cuando llegue el momento de decirle adiós al entrañable barbudo, qué harás? Volver a pintar la pared?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin ceremonias ni nada. Vino el pintor y ocultó a mi barbudo amigable sin pensárselo. Pero yo sé que sigue ahí...

      Eliminar
  11. No verías leyendas de pasión pegada a la pared?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intenté profanar la pared con leyendas de pasión, pero al final resultaba más práctico el sofá. ;-)

      Eliminar
  12. Estimado blogger,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

    ResponderEliminar

No te cortes, di lo que sea que aquí no hay censura