miércoles, 26 de febrero de 2014

Croquetas


Ya llevo cosa de un año comentando que estoy experimentando una extraña sensación de bienestar y de optimismo que nunca antes se había dado en mí. Yo, que siempre había sido una ceniza y una agorera que creía que el mundo se había confabulado en mi contra. Y cada vez le doy más vueltas al hecho de que es demasiada casualidad que este estado comenzara más o menos a raíz de asistir a una Constelación Familiar; que igual el mundo ya no me odia porque me he reconciliado con mi hermano abortado, vaya usted a saber…

El caso es que el día de autos aún continué en mi “bola zen”, lo cual me sorprendió bastante. A lo mejor simplemente resulta que soy como una de esas ratitas que de tanto ir y venir en modo recompensa-castigo, ya se ha aprendido el mecanismo y lo que podría venir después. La cuestión es que no sentí la descarga eléctrica, y además es que ya no habrá un después.

Al día siguiente, a pesar de que seguía sin sentir nada que se pareciera al dolor, hice lo que toca hacer ante un proceso de ruptura: perder la fe en el amor, cagarme en todos hombres y llenar el vacío de la mejor manera posible, con pizza y helado. Todas sabemos que lo único que llenamos es el tercer michelín de la barriga, pero actuar así ante el desamor, es un proceso puramente fisiológico y no mental de lo más habitual. Como también es normal acabar experimentando dolor, pero de estómago, algo previsible teniendo en cuenta el festín que me pegué.

Ya por la noche le di un par de ladridos a mi madre y hermana vía whatsapp, y activé el “alerta ámbar” al ver que empezaba a asomárseme el rabo. Esto ya me parecía más normal y más yo. Empecé a pensar que igual los poderes curativos de las constelaciones caducan al año o así y por eso a lo mejor necesito renovar la licencia de estar en calma volviendo a ver un teatrillo de esos.

El sábado por la tarde fui a un concierto al que asistió la plana mayor de la que había sido mi profesión hasta que la crisis y lo complicado de meter cabeza ahí, me hicieran sustituir el micrófono por las labores de mantenimiento de unos apartamentos….vaya, que soy la puñetera chica de la limpieza, ¡pero a mucha honra! O eso creía, que tenía esa honra, pero cuando mis compañeros me preguntaron dónde me metía que hacía mucho tiempo que no me veían por los estudios, no me apeteció contarles en qué fregados me encontraba, nunca mejor dicho, y empezó a asomar por ahí la frustración.

En qué momento me pararía yo a escuchar la letra de una canción que tocaron en el concierto que se titula “Follamigo” y que dice algo así como “perdona por quererte más de lo que te mereces, perdona si mis besos no te fueron suficiente, cariño pasa buena semana que el domingo repetimos (…), el sol está acojonao de tanto amor sin compromiso, cariño, sobreviviré sin tu cariño”, porque algo hizo “¡pop!” e inevitablemente se abrió el grifo y me derrumbé. Justo ahí, en pleno concierto, con toda la gente de mi profesión alrededor, empecé a llorar y no me pude contener. No podía haber sido la noche anterior en casa en pijama tarrina de helado en mano, no, tuvo que ser en ese preciso instante. Tócate los huevos…

Le di un rabotazo a mi mejor amigo que me echó un poco en cara el numerito, como si no tuviera derecho a estar triste, pero el remate fue leer el comentario que dejó un anónimo en la entrada anterior del blog, planteando que igual me había flipado un poco con la historia que viví con el gatito, echándome en cara que seguramente él no la describiría como algo así de estupendo. Anónimo, que sepa usted que no me ofendió, pero que me toqueteó un poco el ego. Que soy consciente de que la mayoría de mis relaciones han pasado más en mi cabeza que en la realidad, que un “estoy confundido” para mí podía ser “la intensa pasión que siento por ti me tiene obnubilado”; y aunque creía que la visión del gatito sería similar a la mía, me quedé con el runrún en la cabeza de si quizá esa persona pudiera tener razón en lo que había escrito.

Afortunadamente después de un día de mierda, la noche acabó estupendamente: volví a casa no con uno, sino con dos maromos que pernoctaron en mi cueva y que a la mañana siguiente me prepararon el desayuno con croissants franceses recién hechos y zumito de naranja y todo, ¡soy una triunfadora! Bueno, vale, admito que eran dos amigos, gays para más señas, y que además me usurparon la cama e incluso el cuarto de invitados y me obligaron a dormir en el sofá con tal de no escuchar sus ronquidos, pero eso es lo de menos.

El domingo mientras le daba al plumero, estuve recapacitando sobre todo. Amos a ver, en el tema laboral, es cierto que he tenido mala suerte, pero también que este último año me acomodé y excusé en la bajada de trabajo para no ponerle más empeño y conseguir tocar más el atril, así que no es muy justo sentirme frustrada por no poder más que cantarle a la fregona y doblar sábanas y toallas en vez de personajes; por lo tanto esta semana me he armado de valor y ya he empezado a sembrar, a ver si crece algo.

Solucionar el come-come de averiguar qué había supuesto para el gatito nuestra historia, sólo pasaba por preguntárselo a él directamente, aún a riesgo de que no me respondiera porque hablar de sentimientos normalmente le producía un cortocircuito. Pero contra todo pronóstico me respondió, lo cual ya me parece un acto de amor; y su respuesta me calmó al reafirmar mi versión de los hechos y confirmar que para él todo había sido igualmente de maravilloso y especial. ¡Siento desmontar tu teoría, anónimo!

Por la noche decidí que ha llegado el momento de volver a divertirme, que en nada está aquí la primavera y estoy deseando ver crecer las flores, pero no las que puedan crecerme ahí abajo en el mismísimo si no tomo cartas en el asunto, así que me conecté un rato a Badoo. Después de visitar más de 300 perfiles y -esta vez no exagero ni una gota- de luxarme el dedo pulgar de tanto pulsar “NO” en la sección de encuentros (que si esos son los peces que dicen que hay en el mar, yo me hago vegetariana y me alimentaré exclusivamente de algas), decidí borrarme, porque el percal con el que me encontré es aún peor del que describiera hace tiempo por aquí. De todos es sabido que una mancha de mora con otra verde se quita, pero las de color caca me parece a mí que no van a servir de mucho.

Me acordé entonces del perfil que abrí hace tiempo en Adoptauntio y que jamás había utilizado, y al ver que el panorama era un pelíiiiin más alentador, decidí actualizarlo.

Después de chatear con 3 ó 4 personas, me he dado cuenta de que entre los hombres, hay una palabra que siempre les provoca y que les hace caer rendidos: “croquetas”. La dices, les cuentas que las tuyas quitan tanto el sentío que hasta tienes una página de fans en Facebook, y ya te están pidiendo una cita. ¿Será porque rima con “tetas”?

Y mira, creo que de momento no voy a tener que volver a constelarme porque sigo contenta, y eso es todo un alivio. Igual esta sí soy yo.



P.D: Esta semana finaliza el plazo para poder votarme en los premios de la blogoteca de 20 minutos y aún estás a tiempo si te gusta lo que lees. ¿O es que quieres que te de con el rabo?

27 comentarios:

  1. El orden de las cosas26 de febrero de 2014, 14:07

    Esa eres tú. Y esta no soy yo, really.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues habrá que buscarse... o constelarse, jajaja!

      Eliminar
  2. Sí, definitivamente, les gustan tanto porque riman con tetas, jajaja.
    A ver si hay suerte, nunca usé una app para ligar, tiene que ser divertido (aunque ya sé que a vos quizá no te divierte tanto con lo que estás contando). "Preferible estar sola que mal acompañada", dice el refrán y yo lo apoyo a muerte (que ni te digo los desastres amorosos que he vivido en su día).
    Espero sigas constelada.
    Un besito, ah, ahora entro y te voto, no sabía... Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, admiro mucho a los hombres por ser capaces de contentarse con cosas tan simples, de verdad. A nosotras nos iría mucho mejor.
      Sí que es divertido ligar por internet, pero divertido en plan chiste más bien.
      No sé si estoy constelada, pero algo "iluminada" parece que sí.
      ¡Muchos besos Eva!

      Eliminar
  3. Es leer "Constelación Familiar" y salir disparado en busca de un palo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Tetas y croquetas, imposible resistirse a tan suculento menú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, buen menú, sí. Los pequeños placeres de la vida...

      Eliminar
  6. Pues a ver qué tal te va en tu etapa croquetil. Al final, va a ser cierto eso de que a los hombres se los conquista por el estómago. No sé cómo he sobrevivido yo todos estos años, que se me quema el agua hervida. En fin...
    Muy mal que te echen la bronca por ponerte nostálgica. Todos hemos tenido momentos de flaqueza en esta vida. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me estoy arrepintiendo de la fase croquetil, creo que igual me he precipitado, pero espero que al menos de para algún post divertido.
      Lo tuyo es suerte si tu maromo te cocina. Besos!

      Eliminar
  7. Sí, es posible que lo de las croquetas sea por la rima, eso sí, si a mí se me pone delante un tío y me dice que hace las mejores croquetas del mundo, también me tiene conquistada.

    Hay que ver cómo somos, un clic en forma de canción cuando menos te lo esperas y ¡sorpresa! Al final, sí vamos a estar en paralelo tú y yo. Ayer mismo descubrí que no soporto las canciones románticas. No suelo llorar mucho, pero el dolor de estómago apareció y no alivió hasta que no escuché el Requiem de Mozart.

    Ah, por cierto, no consigo votarte :( Lo intentaré de nuevo, lo prometo, a ver si a la tercera va la vencida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues también es verdad. Estoy acostumbrada a ser yo la que cocina pero si un estupendo me dijera que me va a preparar una delicatessen, también caería.
      Para-lelas que somos un poco, a ver si conseguimos sacudirnos la tontuna del todo.
      Lo del voto es lo de menos porque no voy a ganar, pero saber que cuento con tu apoyo, me vale. Besos!

      Eliminar
    2. Pues al final lo conseguí :) Lo de votar, la tontuna durará un poco más :)

      Eliminar
    3. Gracias mil!
      Lo de la tontuna es que el día no acompaña. Yo acabo de encontrarme su cepillo de dientes y ni te cuento...
      Requiem de Mozart? Busca algo más alegre no?

      Eliminar
  8. Muy divertida la entrada. No sé por qué, pero me suena más a real que a ficción. Real o ficción, muy divertida en cualquier caso.
    En este momento de mi vida valoro mucho "las ganas". Ganas de salir, ganas de conversar, ganas de escribir, ganas de chatear o buscar pareja en internet. Hasta para disfrutar se necesitan ganas, y está visto que tú las tienes.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que es real; mi vida a veces puede parecer un chiste sin gracia...
      Las ganas hoy están un poco escondidas y las que están saliendo son las que me piden reprochar y reclamar, pero aquí estoy mordiendome esas y buscando las otras.
      Gracias por pasarte. Besos!

      Eliminar
  9. las croquetas deben remitirles al cobijo maternal, la cocina, y la incondicionalidad de una madre cuidadora. porque ese es el gesto de amor supremo que representa una croqueta. si a eso le sumas las tetas que comentáis, entiendo debe ser una combinación imbatible para ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, nunca me había planteado que una croqueta supusiera todo eso, pero es cierto que prepararlas es un gesto de amor supremo, sobre todo la parte de liarlas. Seguiré aprovechando el juego que da esta habilidad, a ver si consigo algo interesante.

      Eliminar
  10. Acabo de vivir un historia exactamente igual a la tuya y la verdad es que aún no he conseguido levantar vuelo; no consigo quitarme ese dolor de estómago (dolor producido por la retención de todos los reproches y demás cosas que me gustaría decirle, pero que no he dicho)...... El problema es que cuando no había un compromiso de relación por su parte poco derecho tenemos a reprochar nada....... Supongo que el tiempo lo cura todo...lo único que espero es que ese tiempo de curación pase rápido. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. y lo peor es que seguro que ni siquiera fue capaz de decirte esto a la cara........igual que me pasó a mi :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo sin duda hubiese preferido que me lo dijese a la cara, pero bueno.... prefiero no darle más vueltas. Supongo que un día esta será una historia más y lo veré como algo bonito que pasó, más que como algo que me hace daño (que es como lo veo ahora).
      Yo a ti la verdad es que te veo con más ánimos que a mi, por eso me gusta leerte, para ver si se me pega algo :)
      Ha pasado mucho desde que le viste la última vez?

      Eliminar
  12. Rita, te leo desde el principio, si vas a probar páginas de contactos prueba la nuestra! (todos los que os registréis ahora la tendréis gratis para siempre)
    La tienes en la firma-
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm, recuerdo al principio de los tiempos (de este blog) alguien que me anunció que iba a abrir una web de contactos y que me invitó y nunca más supe... ¿me recuerdas tu nick entonces? Ahora voy a echar un ojo... ;-)

      Eliminar
  13. Anda que no me lo he pasado yo bien en esas páginas, la de horas muertas riéndome y ligando claro, unos cuantos rollitos, varios amigos y tres parejas, con una dos años, otra 1 año y la última el coriano, eso sí, Badoo no me gustó nunca.
    Por cierto, nunca he hablado de croquetas jaja, si tengo que volver a recurrir al temita lo probaré.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me dejas loca, Inma! O sea, que "sí se puede". Bueno, el gatito salió de ahí también, pero al no haber sido una relación al uso aunque durara casi 4 años, no sé si vale como ejemplo.
      Yo es que en meetic y match veo mucho puretilla y hombre divorciado y con hijos que a priori no son mi ideal de hombres, porque yo esto me lo planteo como la carta a los Reyes Magos; en Badoo mucho metrosexual y musculitos que me repugnan, o ffffffffeos como pegar a un padre, en Adpota he visto a cosas más "normales", pero aún así, esto es como buscar una aguja en un pajar.
      Llega un momento en el que hay que desplegar todas las armas posibles, y si entre ellas están las croquetas, pues a saborearlas... las croquetas, digo ;-)

      Eliminar
    2. Yo sólo utilizaba una página, que por supuesto era gratuita y sin limitaciones de chat, aunque los interesantes me los pasaba al msg. No sé como será ahora porque te estoy hablando de hace unos añitos, pero entonces estaba bien. Había de todo, ahora no sé. De cualquier manera lo que hacía era buscar yo, no esperar a que me encontraran.
      Era Amigosfree, creo que ahora se llama amigae

      Eliminar

No te cortes, di lo que sea que aquí no hay censura