lunes, 14 de abril de 2014

Domingo de Nabos


El otro día leí que la Delegación del Gobierno ha prohibido por cuarta vez consecutiva, la celebración de la denominada “Marcha Atea” (más conocida popularmente como la “Procesión Atea” a pesar de la incongruencia de su nombre) que – convocada por la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores y por una asociación vecinal -, pretendía discurrir en Jueves Santo por las calles de Lavapiés con el fin de “sensibilizar a la población sobre el derecho constitucional de libertad de manifestación, libertad de expresión y la obligatoriedad de que las instituciones protejan la aconfesionalidad del Estado”, exigiendo de paso que se devuelva a los ciudadanos la Mezquita de Córdoba. 

Y vi que había gente que se indignaba ante la negativa del Gobierno a permitir una marcha “tan graciosa e inofensiva”, “un simple acto lúdico reivindicativo”, porque la prohibición evidenciaba el doble rasero que política y justicia aplican sobre las libertades de la sociedad española, así como el poder que aún ejerce la Iglesia en nuestro país; mientras que para otros resultaba una terrible ofensa, un delito contra los fieles. Y una persona comentaba sabiamente: “Móntate una manifestación atea en Afganistán, y a ser posible durante el Ramadán, ¿a que no hay huevos?”. Y pienso que el tipo tiene más razón que un santo, que mira que soy atea, pero lo de estas asociaciones son ganas de tocar los huevos… de Pascua. 

Todo el mundo debería poder tener el derecho de expresar cuáles son sus creencias libremente, sin verse limitado porque alguien pudiera sentirse ofendido ante dichas creencias; e incluso deberíamos tener derecho de burlarnos o de criticar a los que piensan distinto si nos diera la gana. Pero resulta que – nos guste o no - ofender la sensibilidad o creencia religiosa de alguien, utilizando mofas, insultos, burlas, etc., está tipificado como delito en el Código Penal. Y además me pregunto yo que dónde queda el respeto. ¿Acaso estas asociaciones no pueden esperarse a otra época del año para expresarse? Parece algo así como culo veo-culo quiero, y si me quiero manifestar en Jueves Santo, por mis cojones lo hago, que yo también tengo mi derecho a hacerlo ese día.

Que sí, que puedo entender que haya a quien le pueda resultar terrible y chirriante soportar una Semana Santa con la señora que llora emocionada ante el Paso de su Cristo, la otra con la mirada bizca de éxtasis que no sabes si es que le va a dar algo, el de la saeta que no acaba de arrancarse y que se queda media hora en el “ay ay ay”, y así; el que se fustiga de motu propio, el mocetón que lleva todo el año preparándose para el solemne momento de arrastrar la cruz de tropecientos kilos, descalzo, y cuanto más sufra mejor. Las peinetas, las mantillas y el olor a naftalina; la gitana que te tima con el ramo de olivo y ni te cuento lo que te sablea por las palmas esas que luego no sabes dónde ponerlas. Y qué decir de los capirotes, el terror de muchos niños (que yo de pequeña creí que eran los del Ku Klux Klan). Y ahora los miro y pienso que teniendo en cuenta la legislación en vigor, la cual prohíbe manifestarse con los rostros cubiertos, pudieran estar cometiendo un flagrante delito que no sé por qué me suena mucho. Claro, que los católicos no son ni anarquistas, ni antisistema, ni radicales, ni perroflautas; aunque de sus filas hayan salido pederastas, ladrones, políticos embusteros o dictadores asesinos… Bueno, sí, entiendo que haya a quien le pueda joder un poco la Semana Santa y se plantee tocar un poco las narices en estas fechas, pero ¡un poquito de por favor!

Es que en Sevilla, la Confederación General de Trabajadores protestó con una procesión en la que sacaron a la calle al “Coño Insumiso” vestido de Virgen, y un ataúd donde se hallaban los derechos sociales y laborales de los trabajadores, obra pensada por la Anarcofradía del Santísimo Coño Insumiso y el Santo Entierro de los Derechos Sociolaborales. Así, con un par. Y en Málaga en 2013 en la procesión del “Santísimo Coño Insumiso”, llevaron a hombros al “Santísimo Chumino Rebelde” desde la plaza de la Constitución hasta la Catedral de Málaga, para leer eso sí, un manifiesto contra la reforma del aborto, la violencia machista y la “segregación sexual en los colegios”. Y me río por lo bajini, porque hay que reconocer que los nombres de las cofradías tienen su gracia, pero me parece un poquito heavy y ganas de joder la marrana. 

Para quien no comulgue con este rollo, escapar del espectáculo católico es prácticamente imposible. Pero hay que tener en cuenta que la Semana Santa abarca mucho más que un acto religioso; también refleja arte, tradiciones antropológicas, días de descanso, de ponerte ciego a torrijas, de reuniones familiares, de escapadas con amigos, de dormir la siesta con el run-run de las películas de siempre de romanos… Dejemos la fiesta en paz entonces, ¿no? ¿No sería mejor organizar si acaso una Anti-Semana Santa en junio, por ejemplo, y así tenemos más días de esparcimiento? ¿Para qué aglutinar entonces todo ahora, hombreeee yaaa?


Ay sí, la Semana Santa. Y poder escaparte a la playa. Y maldecir el santoral completo porque la semana previa siempre hace un tiempo estupendo y ya te ves volviendo a Madrid habiendo cambiado tu blanco nuclear por un rosa cerdito muy poco favorecedor, pero que es una prueba irrefutable de que pudiste aposentar tu culo en la arena de la playa (y de que te torraste). El día que llegas a tu destino junto al mar, empieza a levantarse la brumilla, y miras al cielo buscando las estrellas y ves tres o cuatro y piensas que escampará. A la mañana siguiente te pones emocionada el bikini, subes la persiana y está todo nublado. - ¡Esto despeja, esto despeja, vamos a coger sitio en la playa! Y el cielo cada vez se pone más negro. Te vas al chiriguito un rato, te tomas una cervecita y a modo brunch te metes entre pecho y espalda, una hamburguesaza grasienta porque no has desayunado. Entonces empiezan a caer las primeras gotas de lluvia, y piensas que igual es un castigo divino, porque quizá deberías estar en el pueblo flagelándote y de penitencia que es lo que toca, y no intentando tentar a un Don Lorenzo tímido con tu cuerpo serrano. Para colmo caes en la cuenta de has comido carne. ¡Ahhh, pecadoraaaaa! Y te entra así como cargo de  conciencia, aún siendo atea. A ver si va a estar Dios llorando la muerte de su hijo y tú ahí haciendo el mal.

A todo esto, en el impasse este de si se nublaba o salía el sol, no te echaste crema confiada de que no picaba, pero te quemaste como si fueras una guiri, quedándote eso sí la marca del tirante mal puesto, de las gafas de sol, de la coleta, y de las chanclas, dándote un aspecto de lo más anti-mórbido. ¡Oh, sí! Así que te pasas las vacaciones bajo agua (pero no al remojo de la mar salada como tú esperabas), sufriendo por las quemaduras, y al final, resulta que la penitencia la acabas haciendo tú también irremediablemente, pero a tu manera. 

Sí, la lluvia y la interrupción de las procesiones por culpa de esta, son también tradición. Mi madre dice que lo del mal tiempo es por la influencia de la luna, y siento llevarle la contraria, pero dicen los meteorólogos que no tiene nada que ver, porque no hay argumentación científica a la creencia de que la luna llena atraiga las lluvias (que digo yo además que hay luna llena cada 28 días y no llueve tan a menudo); y lo achacan a la inestabilidad propia de la primavera. Pero el caso es que en otras épocas del año son capaces de darte previsiones a 15 días vista, pero en Semana Santa los meteorólogos “no se mojan” hasta un par de días antes, y dicen que sí, que todo puede ser, que seguro que hace bueno; si acaso un chaparroncillo, pero lo normal por estas fechas. Pero siempre acaba haciendo un tiempo de mierda los días de fiesta. Hay quien dice que lo de que nos vendan que hará buen tiempo, es un complot del Gobierno para no ahuyentar a los turistas. Yo ya me lo creo todo. ZP seguro que está en el ajo también, el pobre. El caso, que yo no recuerdo una buena Semana Santa desde hace mucho tiempo. A ver a ver…

Ya me gustaría a mí creer en una deidad que pudiera reconfortarme; además no me gustan las aglomeraciones, y algunas procesiones me siguen dando repeluco. Pero creo que burlarse de la Semana Santa en Semana Santa, es una patochada.

Lo que sí que tiene que ser divertido es una procesión como el “Kanamara Matsuri” (literalmente “festival del falo de metal”), que se celebra a principios de abril en la ciudad japonesa de Kawasaki. Sacan en procesión tres cimbreles: el primero es un pene negro reluciente, encasquetado dentro de un barco de madera. El segundo es una polla rosa modelo “achampiñoná”, quizá más realista que el cipote negro. La última es una verga de madera, de complexión más bien gorda y corta, modelo "yema esparraguina". La procesión “sirve para todo” y a ella acuden tanto chicas que buscan novio, parejas de recién casados, hombres de negocios que desean prosperidad para sus empresas, o turistas de todo el mundo. Y allí se montan la romería con todo un merchandising fálico. Japonesas vestidas de sacerdotisas sosteniendo un falo enorme, desfiles de penes gigantes en carrozas como si fuera el Orgullo Gay, niños divirtiéndose en columpios con forma de trancas descomunales, y ¡todo el mundo chupando símiles de miembros viriles: caramelos, salchichas, helados! Su Domingo de Ramos deben conocerlo como el Domingo de Nabos. ¡Y que viva la Pepa!

En fin. Como atea medianamente inteligente, voy a aprovechar mis merecidísimos días de descanso, saliendo de Madrid y desconectando de todo y de todos, que falta me hace. A cargar las pilas, que el pluriempleo y los últimos acontecimientos me estaban empezando a pasar factura, y que sea "lo que Dios quiera". ¡Nos leemos a la vuelta!

22 comentarios:

  1. Pues no puedo estar más de acuerdo contigo, la verdad. Soy atea ateísima, pero respetuosa y oye, habrá que dejar a los católicos que lloren por la muerte de Cristo y se emocionen con las procesiones... lo demás es tocar las pelotas.
    Y sí, vivan las torrijas y las vacaciones, que esas sí que son sagradas :-)

    ResponderEliminar
  2. Bienaventurados aquellos que me tocan los huevos porque no contarán con
    mi indiferencia.

    He pensado por un momento en un mundo en el que no hubiera nada ni nadie que
    te tocara las gónadas. La mera idea me ha dado vértigo.

    Yo no estaría escribiendo este comentario si tu post no me hubiera tocado
    las pelotas. Más bien me las has acariciado con tu ambigüedad. Que si todos
    tenemos derecho a expresarnos pero no a ciertas horas o en ciertos lugares.
    Que está muy bien eso del proselitismo ateo, pero mejor en junio. No hay nada más
    estéril que la indiferencia. ¿Que hubiera ocurrido si hubieras pasado de los
    organizadores de las procesiones ateas?

    Quiero romper una lanza a favor de la gente que jode la marrana como mecanismo
    creativo pero también como elemento transformador. Cuando Rosa Parks se negó a
    ceder su asiento a un blanco, estaba jodiendo la marrana. Malala Yousafzai
    recibió un disparo en la cabeza por el hecho de ser un auténtico incordio.

    De mi han salido cosas muy buenas después de que me tocaran las pelotas. (Tal
    vez no haya escogido la mejor analogía pero creo que me has entendido). Ideas
    y personas que han desafiado la forma en la que entendía el mundo, me han
    obligado a crecer y madurar.

    También quisiera plantear una cuestión transcendental. Las torrijas sin
    azúcar, ¿siguen siendo torrijas?

    Disfruta de tus vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es ambigüedad, es más bien un "que cada cual haga lo que le de la gana", pero cuando el fin principal parece ser joder la marrana, creo que se pierden muchos argumentos, y que se tendrían más en cuenta de otra forma o en otro tiempo. Lo mismo si en el día del Orgullo Gay por ejemplo, los católicos se planteasen hacer una manifestación pro-familia de esas "como Dios manda".
      Me toca un poco las narices que nos guste tanto echar balones fuera y que nos hayamos acostumbrado a culpar al Gobierno de todo. Que mucha culpa tiene, sí, pero dejemos de tocar las narices, que a fin de cuentas vivimos en sociedad y la libertad de uno acaba donde empieza la del otro. Creo que puede haber espacio y lugar para todo, en su momento.
      Siento haberte "acariciado" las pelotas, pero me congratula por otro lado que se genere algo de polémica.
      Las torrijas sin azúcar creo que son las tostadas francesas, no?
      Disfruta tú también!

      Eliminar
    2. Ah! Y que también me suena a que la intención de esta asamblea es más bien imponer su creencia. Que cada cual crea en lo que quiera.

      Eliminar
  3. Pues sí, llevas más razón que un santo, yo también lo veo así.
    Que descanses o no, según sean tus planes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Descansar, descansar! Y no tener más obligación que pasear a mi perro, pero estoy por pagarle a alguien y que lo haga.
      Disfruta tú también, besos mil.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Y oye, hay que ir a Japón al Domingo de nabos, jajaja. Disfruta de las vacaciones y descansa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empecemos a ahorrar para esa escapada. O montemos una cofradía para el año que viene. Voy a ir pensando el nombre.
      A ver si te veo a la vuelta, que un pajarito me ha dicho que vas a menudo por el Auditorio y no nos visitas a las vecinas! Besos.

      Eliminar
  5. Mientras siga habiendo quien confunda respetar con no pensar diferente, y, sobre todo con no decirlo, la cosa no avanza.
    Si realmente hay respeto, ni a los practicantes católicos les debe molestar que haya quien no comparta sus tradiciones y que lo exhiban, ni tampoco al otro bando le iría tanto esfuerzo en reivindicar su ateísmo.
    Al final todo es mirar a ver quién la tiene más larga.
    Por lo que veo, a los japoneses eso se la tare al pairo, porque las celebran todas en la fiesta del falo de metal (brutal el nombre para un grupo de hard rock)
    Que disfrutes tus vacaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que creo que es eso: Imponer una creencia sobre otra, y así mal vamos, tú lo has dicho.
      Hombre, porque si no el post me iba a quedar muy largo, pero tiene guasa que los japoneses exhiban penes descomunales cuando todos saben que la suya larga larga no suele ser. ¿Y rosa o negra? ¿No tendría más sentido si fuera amarilla?
      Besos!

      Eliminar
    2. Los hombres querrán invocar un crecimiento post desarrollo. Las mujeres, más sexo, porque eso tampoco abunda mucho por allí.

      Eliminar
  6. Yo nunca he entendido porqué para protestar sobre algo, tienen que elegir las fechas en quje precissamente, ese algo se manifiesta....¡cojones!...pues coge otra fecha en que seáis los únicos a los que prestar atención....¿o no?....es que somos de lo que no hay....

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Esto si que se merece una semana de vacaciones. Lo otro es mas ganas de joder.
    Besos.
    Yema esparraguina?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ancha y corta... y sabrosa en la punta. jajaja!

      Eliminar
  8. Como entendemos de falos ehhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Estoy completa, total y absolutamente de acuerdo contigo. A mí las procesiones me dan igual, no las entiendo, pero...¿Procesiones anti-semana santa? Por favor! A nadie se le obliga a ir, con no acudir si no son lo tuyo es suficiente, incluso me parece bien el cachondeíto sin faltar al respeto, pero lo otro aparte de ganas de joder y tocar el higo, es concederles más importancia de la que tienen, me parece de vergüenza ajena.
    Lo has explicado muy bien, nada de lo que yo diga va a aportar.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Las japos sí que saben y no las plañideras nuestras. Eso es una procesión en condiciones! jjaaja.

    Bueno, con todos los respetos y desde mi agnosticismo, estoy absolútamente de acuerdo contigo en lo de montar "manifas" pa tocar los webs. Que lo hagan en otras fechas y, aunque van a encontrar las reticencias de la oposición, al menos que se decanten para manifestar su punto de vista y no su contrariedad a los de enfrente.

    Para cuando leas esto ya estarás achicharrá (qué suerte! y qué pedazo tiempo te estará haciendo!!!)

    Besotes entorrijados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo increíble: me hizo mal tiempo, y en un día nublado y de viento, emperrada en caminar por la playa, y llevando medias, me quemé el empeine de cada pie!!

      Eliminar
  10. También soy atea y, sin embargo, me gusta la Semana Santa. Será porque además de religión es arte, cultura, tradición, porque lleva muchas pelas a mi ciudad natal (y falta le hacen), aunque no llego a entender de todo un sentimiento que a veces me parece enfermizo, me mola. Lamento decir que en mi tierra no se comen torrijas en esta época, son de carnaval, y es raro que no haya una comida típica para esta época del año porque la tenemos para todas las demás.

    Eso sí, por mucho que me guste la semana santa, la dejaría sin dudarlo por la procesión japonesa. La cabra tira al monte, qué le vamos a hacer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vayámonos a la procesión japonesa! ¡El año que viene! ¡De rodillas si hace falta! XD

      Eliminar

No te cortes, di lo que sea que aquí no hay censura