viernes, 25 de enero de 2013

Dicen que Wally está en las medianeras



Ligar por internet sigue estando estigmatizado. Aunque el tema se haya normalizado en los últimos años, mis amigas siguen extrañándose de que lo haga. Que digo yo, que igual que uno puede comprar música, cualquier tipo de ocio o comida en la red, por qué no va a poder comprar alimentos para el corazón o aperitivos para noches en las que no te apetece estar solo.
Pues porque está lleno de frikis y pajilleros dicen ellas. Y sí, tienen toda la razón del mundo; que aunque esté feo lo de generalizar, así como argumento demoledor funciona, y salvo honrosas excepciones, tengo que decir que en general, el percal echa bastante para atrás.
Pero es que con lo mona y estupenda que tú eres, lo que te mereces es un príncipe o un dentista- argumentan los que me conocen. Claro que sí, pero de la misma manera que estoy yo allí, puede haber un alguien despistado al cual le encaje en todos sus ángulos la plantilla de hombre perfecto que llevo siempre en el bolso.
Chica, lo que tienes que hacer es salir por ahí.  ¿Me lo dices tú, ex-amiga de correrías, que me has abandonado al optar por una vida marital y por tener hijos, y a la que sólo veo una vez al año, ocasión en la que me aturullas con los rollos de la hipoteca, de lo caros que están los pañales, o de lo duro que es dejar a tu hijo en la guardería? Y mi vida qué, ¿hola?
Lo tengo asumido: mi vida social es una mierda y salgo bastante poco. Y como no utilizo bombonas de butano ni suelo pedir comida a domicilio, tengo claro que el príncipe azul no va a llamar a mi puerta. Y como la opción de ligar en El Corte Inglés que me planteaba mi madre me parece un poco descabellada, sólo me queda intentarlo a base de hacer clic-clic.
Como romántica empedernida que soy, creo que la gran revolución de internet no es sólo el hecho de que en un par de horas puedas estar tomando un café con alguien a quien acabas de conocer, sino la recuperación de la palabra escrita como forma de conquista, aunque muchos se carguen la magia de cuajo entrándote con un "K TAL WAPPISSSIMA", que no creo yo que sea por ahorrar en caracteres. Además de optimizar el tiempo, en mi caso, como talibana musical que soy, me atrae la idea de poder filtrar con quién interactúo fijándome en sus gustos, cosa que por ejemplo no puedes hacer en un “cara a cara” así de buenas a primeras: Hola Fulanito, soy Zutanita, qué tal, mua-mua. Oye, antes que nada, ¿no tienes un poster de Bisbal en tu habitación, verdad?
No me parece, no lo veo. Y ojo, sé que esos filtros pueden estar bloqueando a seres maravillosos fanes de Bisbales y Melendis, pero es que hay cosas que como que no. De la misma manera que he comprobado que el que pasen mis filtros no es sinónimo de éxito, porque el feromonazo no se puede oler ni detectar desde el otro lado de la pantalla.
Me he acordado de un diálogo de "Medianeras" que explica muy bien todo esto:

Llegué a la conclusión de que estas citas son como los combos de McDonalds: en las fotos todo se ve más rico, grande y apetitoso que en la realidad. Cada vez que voy a una cita sufro la misma decepción que frente a un Big Mac.
 
Por eso opté por pasar a la vida real más pronto que tarde con los que cumplían mis requisitos, para no hacer engordar las expectativas más de lo estrictamente necesario.

Pero aún me río de la historia de uno de esos candidatos, llamémosle “el trovador belga”. El trovador belga me cantaba canciones por Skype, conectaba su cámara y en videoconferencia bajo una luz tenue me ponía unos morritos de francés cuando me hablaba que decían bésame. Me prometía venir a cantarme bajo la ventana. El caso es que decidí quedar con él, y fue verle y desear que se me estuvieran pegando las lentejas para salir corriendo. Entendí el por qué de la luz tenue, entendí el por qué de un encuadre determinado que se repetía en todas sus fotos y en nuestras videoconferencias, un encuadre que tenía perfectamente estudiado para tapar una serie de defectos que por respeto a esa persona no desvelaré. Y ya no es que el envoltorio me hubiera decepcionado; es que me sentí completamente estafada porque esa hamburguesa no era carne ni ná.
Y volviendo al tema de “Medianeras”. Os recomiendo encarecidamente el corto, mucho mejor que la película. De manera crítica e irónica, habla del mundo virtual, de cómo gracias a internet nunca hemos estado tan conectados, comunicados e informados, pero a la vez tan solos.  Además tiene una fotografía estupenda, es una delicia si te gusta la arquitectura, y hace varias referencias cinematográficas. De hecho es todo un guiño a Woody Allen. Que no todas las películas sobre el amor en la red van a ser ñoñerías.
Sinopsis Martín es un fóbico en vías de recuperación. De a poco va saliendo del encierro en su monoambiente y su adicción al mundo virtual. En el edificio de enfrente de Martín vive Mariana, una chica recién separada, que tiene tan desordenada la cabeza como el departamento en el que se refugia. ¿Cómo se pueden encontrar en una ciudad superpoblada y caótica como Buenos Aires? La respuesta se encuentra en las medianeras, ya que lo mismo que los separa, es lo mismo que los une.



Buscando a Wally es el libro clave de mi vida (…) Han pasado los años y hay una página que no consigo resolver: Wally en la playa. Lo encontré en el aeropuerto, lo encontré en el shopping, pero en la playa no lo encuentro (…) Entonces me pregunto: si aún cuando sé a quién estoy buscando no lo puedo encontrar, ¿cómo voy a encontrar al que estoy buscando si ni si quiera sé cómo es?

En esas estamos.

21 comentarios:

  1. BRAVO.
    Qué bueno es leerte. Espero que encuentres a un príncipe azul, verde o amarillo en el ciberespacio.

    K TAL WAPA!
    Jajajaja.

    Muak.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cuando aparezca, estará así como con moho, será marronáceo y estará caducado, jajaja!

      Eliminar
  2. OOooo... qué bueno que hayas venido a visitarme, porque así he podido conocer este lugar con ironías, sudores y sinceridades que me está encantando. Fan desde ya.
    En cuanto a Medianeras, a mi también me gustó mucho más el corto, pero sin duda, hay frases que dejan poso. Dejan mucho para pensar.
    Nos leemos, Rita :)
    Mmmmua!

    ResponderEliminar
  3. Yo desde que una amiga me pasó a un contacto suyo, "superbuenagente" que le escuchaba sus miserias y que ella estaba segura que me encantaría... El muchacho que no usaba foto, presumía de publicista niño bien de 1,80m, rubio, ojos azules, deportista... Y me encontré a un pavo un poco más alto que yo que mido 1,60m, un plantajo en la cabeza como los pelos de los muñecos antiguos de un rubio dudoso, unos ojos tan pequeños que era imperceptible el color acompañando a una nariz de panocha extendida y barriguita cervecera de deportista de barra y levantamiento de vidrio y rataaaaaaa... !Que me hizo pagar la cerveza nada más llegar! Pero éso no fue lo peor, fueron los extraños gestos y emisiones verbales en plena conversación me di cuenta de que tenía la mano metida en el bolsillo del pantalón hasta la muñeca... Ahí dejé de quedar durante una temporada, luego llego un alitóxico que gracias a Dios quedamos en un lugar al aire libre, y mi última conquista un camarero intelectual de poner comidas, con la boca como el piano de cola de Mari Cruz Soriano y no lo digo por sus blancos dientes, si no porque unos estaban pulsados para dentro y otros para fuera... Aún así me colgué como una loca del camarero que me prometía amor verdadero y resultó ser mujeriego empedernido que con la excusa de marcharse a leer me abandonaba en pos de sus conquistas... Como que el percal me tira para atrás como las supinas faltas de ortografía... En fin, que internet me parece demasiado agreste y poco productivo. Después de que una amiga encontrara el amor en el tren de cercanías y en cuatro meses ya tiene fecha de boda voy en tren todo lo que puedo ;-))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajaja! Deberías regalarnos más historias como estas, Ingrid ;-)
      Habrá que mantener el ojo abierto sea donde sea. ¡Pero me niego a dejar de pasear a mi perro en pijama y con el abrigo encima por lo que pueda pasar, porque aquel que me quiera, ha de hacerlo con todas mis imperfecciones y entender mi "glamour". Besos!

      Eliminar
  4. Hola, Rita. Acabo de descubrir tu blog por casualidad y me ha encantado. Con esta entrada me he sentido especialmente identificada. Voy a intentar seguirte. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y bienvenida a este rincón.

      Eliminar
  5. Ay que daño ha hecho la victoria de las vitros sobre los fuegos de butano!!!

    He visto tu comentario en el blog de Torpe y he entrado a “cotillear”, me ha gustado lo poquito que he visto, a ver si en otro rato le puedo leer más a fondo.

    Yo estoy encantada con Badoo, hay de todo y lo que le he puesto a Torpe es para echar unas risas, pero hasta ahora y en dos meses he quedado con un chico que diseña coches de competición (me gustaba, pero yo a él no), con un ingeniero bluesman (yo le gusté, pero él a mi no). No es mala media, paso ratos divertidos, bacilo y lo más importante se que siempre habrá alguien dispuesto a salir conmigo esos días que por más que tiras de agenda te quedas tirada.

    Eso si, si quedo con alguien yo siempre pago a medias.

    ResponderEliminar
  6. Exacto, es buen entretenimiento. Aunque sea para las horas muertas en las que no tienes nada mejor que hacer y no hay nada en la tele, y cuando te cansas, cierras la ventanita y listo.
    Pues bienvenida, Amankai.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja

    Tengo un amigo que asegura que el 80% de la gente es gilipollas. Yo le digo "¡no exageres!" a lo que él responde "piénsalo. ¿Cuánta gente de la que te has cruzado en tu vida merecebla pena? En el colegio, la universidad, el curro, la familia...". Creo que el porcentaje de mi amigo es demasiado alto, pero cada vez le doy menos margen de error. Quiero decir que supongo que en Internet hay la misma gente chunga que en todos los sitios, pero aún somos novatos en algunas cosas y todavía picamos...

    Pero oye, también se conoce gente interesante, ¿no? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues le doy la razón a tu amigo, y de hecho tiro su estadística y te digo que en los portales de encuentros habría que subir al 95% el porcentaje de gilipollas y/o patéticos. Encontrar a alguien que merezca la pena, aunque sea para charlar, es una tarea ardua. Fuera de los portales de encuentros es otra cosa, claro. ;-)

      Eliminar
    2. Supongo que dependerá de los sitios, pero yo estoy totalmente de acuerdo con ese 80%... y no sé si se quedará corto. En mi curro, por ejemplo, creo que se quedaría corto. A veces me siento aislada porque apenas hay nadie con quien hablar de cosas interesantes. Pero es que no leen, ya no literatura, es que no leen sobre el mundo. Una de mis compañeras de oficina no sabe por qué la gente está enfadada con los bancos ¿? Eso lo dice todo, ¿no? Eso sí, la mayoría tienen pareja, así que tengo dos opciones: siempre hay un roto para un descosido o a los tíos les da igual que una tía sea lerda. Y como soy de las que tiene fe en los hombres, quiero pensar en lo primero.

      Por cierto, soy la anónima del 27 de enero ;)

      Eliminar
    3. Jajajaja, hola Cris-anónima, somos unas incomprendidas, ¿verdad?

      Eliminar
  8. jajajaja!! Mola! La anterior vez que me pasé por este blog no me pareció tan divertido!

    Oye, yo estoy montando una web de contactos rollo meetic o edarling, ya te pasaré el link cuando esté terminada (échale un mes). Las blogueras molonas tendrán pase gratis :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí encontrarás de todo, que para eso cada uno tenemos nuestros días.
      Te tomo la palabra con lo de la web.

      Eliminar
  9. Rebueno! Me encanto tu texto.

    Sapudos desde Brasil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Eres bienvenido por aquí siempre que quieras.

      Eliminar
  10. A mí me parece una manera muy interesante de ligar, y desde hace mil años, para mí la única. Mis tres últimas parejas han salido de internet. Tengo muchas anécdotas como la del trovador, un día me animaré con una entrada sobre el tema. No sé por qué la gente no lo entiende! Pero si es genial! Mucho más que ligar en una discoteca, donde también hay pajilleros y tarados, pero cuesta más aún descrubrirlos a simple vista :) Además, hoy en día en las discotecas o son unos críos o unos puretas (es que los de mi edad me parecen puretas jajaja no lo puedo evitar), y aunque quisiera ir, la mayoría de mis amigas no están por la labor... Así que, es lo que nos queda, internet :)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He descubierto recientemente Tinder y estoy a tope! jajaja
      Creo que es una manera de conocer gente tan válida como cualquier otra.
      Besos y gracias por pasarte!

      Eliminar

No te cortes, di lo que sea que aquí no hay censura